Final de una andadura

Había terminado el caminante su andadura veraniega, el camino de ese verano había sido un poco raro, había tenido que hacer más paradas de las que tenía previstas en un principio,
fueron surgiendo pequeños problemas con los que no contaba,
además de los habituales y ya conocidos:
albergues no muy cómodos y con demasiada gente, (casi lo normal cuando se hace el camino en verano), rozaduras, pies hinchados, picaduras, cansancio……
 
Pero también se fue encontrando con cosas positivas, pudo conocer más a fondo a personas que caminaban junto a él, que le ayudaron a valorar cosas que hasta entonces había pasado por alto por empeñarse sólo en cumplir la etapa del día, sin darse cuenta de las cosas que ocurrían a su alrededor:
 
Aprendió a caminar más despacio,
a mirar los campos por los que pasaban,
a admirar las flores y sentir sus olor
a no acobardarse sólo por lo dura que parecía la subida que tenía enfrente,
y así poco a poco, quizá con más dificultad que otras veces,
consiguió terminar su andadura veraniega.
 
Y empezó a prepararse para  las siguientes etapas que habrían de llegar, para ese cambio de estación que ya se empezaba a notar en el aire con los días más cortos y la tierra preparada para la nueva semilla.
 
Cada año era igual,
los ciclos de la vida iban y venían,
pero esta vez el caminante
pensaba que estaba mejor preparado
para empezar de nuevo, aunque……
de repente se acordó
 
¿HABÍA DADO GRACIAS POR TODO LO QUE HABÍA RECIBIDO?
 
 
Anuncios

6 comentarios el “Final de una andadura

  1. Yo este verano tengo que dar gracias entre otras cosas por haberte conocido. Ya ves. Habíamps intercambiado apenas comentarios y saludos. Y un día, cosas de Dios, o del destino, o vete a saber, nos hemos podido saludar en persona, y celebrar juntos la Eucaristía. Pues ahora mismo doy las gracias por ello. Y te las doy a ti, de todo corazón. Soqui, amiga, hermana, un beso.

  2. Siempre tenemos que dar gracias a niestro dios aun en medio de la adversidad que para mi es doblememnte duro primero`por la enfermedad en si y luego por la falta de movilidad ya que he sido una  persona muy inquieta que me ha gustado ver todo lo que me rodea y encima saber que le estas estropeando las vacaciones de verano ala que mas amo en esta vida a mi santa esposa porque ya es casualidad que el dia que me ingresan a mi en el hospi fuera el primer dia de vacaciones de ella y en trecer lugar el desanimo que lo veo venir como un gran nubarron que te hace temblar de miedo por esa negrura de vida que se me presenta y que no se si podre con ella o ella podra conmigo, pero sobre el verano tuve la suerte de irme unos dias a la playa y poder conocer a nuestro amigo Juan Jose, en su cueva de multimillonario, que es una residencia de ancianos y no tan ancianos, para que puedan ir casi todos los que les apetezcan unos dias, de playa .En fin alabemos al Señor por nuestra hermana enfermedad y nuestra hermana soledad del alma,sera que estamos camino del otoño y es una estacion que no me ha gustado nunca o sera porque ya estoy viejo y cansado de tanto bregar en esta vida de dolor.
    Un abrazo del maño Jesus

  3.    Siempre mirando nuestro ombligo y así dejamos escapar las maravillas, los milagros.
     
       Gracias Soqui por hacerme recordar que debo alzar la mirada, enfocarla más allá de mi misma y agradecer los dones.
     
       Besos, Mujer.
    (Hari)

  4. Y pensar que se nos olvida tan a menudo darlas¡¡¡EL caminante es un evidente reflejo de los pasos que vamos haciendo dia a dia.
    Besos Soqui.
    Nadaia2008
     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s