De nuevo en casa

Pues como ya decía al despedirme, es verdad que los días pasan pronto
y cuando se está disfrutando de ellos, todavía más
 
 
 
  
                Ya llegando y desde lo alto,                               El mar tenía un azul intenso ese día
         se ven pinceladas blancas en Picos                                            desde mi ventana
 
Este año no me he podido dar los paseos de otras veces,
la bajada a la playa tiene una cuesta importante
y “mi motor”, un poco renqueante ultimamente,
me aconsejaba que era mejor no tener que subirla a la vuelta
El camino del acantilado no tiene apenas cuesta pero es más largo,
y antes de quedarme a la mitad,
decidí que esta vez lo mejor era utilizar las cuatro ruedas para hacerlos ambos
 
 
El día que fui, el mar estaba tranquilo,
pero a pesar de ello no deja de oirse su sonido al chocar contra las rocas
y el poder estar allí contemplándolo y escuchándolo desde lo alto, ya merece la pena
Y en la playa, el mar esta vez, parecía que se había escapado,
la marea estaba bajísima y me pude acercar a rocas que normalmente ni se ven,
recordé haberla visto así en alguno de mis primeros años de estancia allí,
y pude fotografiar hasta pequeños ¿percebes? agarrados a las rocas
 

   

No me quiero repetir diciendo que han vuelto a ser unos días vividos desde muy dentro,
los primeros en soledad casi total, pues estaba yo sola en la hospedería
y a partir del viernes con mis amigos de aquí y con otros amigos, que ya conocíamos,
y que han hecho que estos días hayan sido todávía mucho más enriquecedores,
por haber podido compartir nuestras vivencias, inquietudes,
e incluso nuestras preocupaciones comunes,
con personas de procedencias tan distintas como Asturias y Andalucia
 
Pero este año también hice algo poco habitual en estos días,
como ha sido el poder conocer personalmente a una amiguca muy especial,
y compartir con ella unas cuantas horas de comida, charla,
risas, muchas risas, y paseo por su preciosa tierruca,
horas, tan importantes para mi, como el silencio, la soledad o la oración,
pues ya sabéis la importancia que para mí tiene la amistad
 

Gracias Gó, muchísimas gracias por ese tiempo compartido,
por ese esfuerzo realizado
por la posibilidad de habernos conocido
y por todos los detalles que tuviste conmigo en esas pocas horas,
te puedo asegurar que no lo olvidaré
 
De nuevo en casa, ahora empieza el trabajo diario,
queda interiorizar lo vivido en esos días,
en los paseos por el jardín en esa hora mágica anterior al amanecer,
cuando se va viendo cómo el horizonte empieza a clarear,
anunciando la explosión de luz que está a punto de llegar un día más,
en todo ese tiempo de Capilla,
en todo ese tiempo que he podido dedicar, como decía en mi anterior entrada,
a mirarme por dentro y a estar más cerca de Él…
 
 
Y sobre todo no puedo dejar de dar las gracias
a la comunidad de monjes que nos acogen desde hace tantos años,
que nos hacen sentirnos como en casa
y que nos han dado la posibilidad de conocer un estilo de vida,
tan diferente al nuestro,
pero a la vez tan necesario,y tan poco comprendido.
como es el de dedicar su vida a la oración
 
Os deseo unos días de Semana Santa
vividos en profundidad,
para poder celebrar con la mayor alegría
 la Pascua de la Resurrección 
 
 
 
 
 
Anuncios

8 comentarios el “De nuevo en casa

  1. Esta Go ¡¡¡¡ repetimos la foto en el mismo banco ¡¡¡ jajajajajjSoqui, me alegra tenerte en casa. Esta semana santa …. es tan distinta a las ya vividas .Mil besos , hasta que te los dé de verdad, es decir , en carne y hueso ¡¡¡

  2. Siiii!el banco ya tiene que temernos cuando nos ve acercarnos!!jajajaj,la de cosas que ha escuchado..ainssss.Me alegro mucho que pudieras conocer a nuestra Gó.Y me alegro de esos días que describes llenos de paz interior ,de estar a "solas"…Bienvenida de nuevo a la "inospita"ciudad..Un abrazo de visperas..isa

  3. Que bonita crónica, Soqui. Se os ve estupendas a Gó y a tí. :-DMe alegro mucho de que ya estés aquí. Yo también deseo qeu estos días los vivas profunda e intensamente. Por cierto, vivo justo detrás de la iglesia y desde aquí se escucha la misa -o como lo llameis, perdon mi ignorancia- . Esta tarde he pasado por delante y estaban preprando el sonido. La misa en la calle. Nunca lo había visto. Un Abrazo grande querida Soqui.Hari

  4. Soqui..me has dejado K.O,y sonrío.Sé que estos dias para tí son especiales y no es fácil estar en meditación "elegida "con tanto deseo como el tuyo.Bien mereces los elogios de los amigos,como..buena mujer,mujer sonriente(mira que eso me da una envidiuca¡¡)y tantos otros.Y esta Semana Santa ,en la que ya estamos,será para tí el regalo que te ayudará a pasar "esos ratos que te tocan"con más aceptación.Y sabes,…no nois hemos reido nada de nada.YA se lo dije a Joan.Nada?Ja,el hatillo fué la pera¡Gracias corazón por la entrada:Gracis a tí por tu aguante ,por tu alegria y tus palabras.veo la foto y te siento cerquita,como cunado vienen ISa,Melli y Conchi.Y aunque mi cara muestra síntomas evidentes de agotamiento(parece que me ha pasado un tren por encima,jaja)ese dia me regalaste unos belos instantes.Besucos y hablaremos¡¡Gó

  5. Hallo meine liebe Soqui. Pero qué lindas fotos!!! La tercera me fascina. Y qué lindo que Gò y tú se hayan conocido personalmente. Te dejo un muy fuerte abrazo desde un Berlín soleado y grandes brotes de primavera.

  6. Pues ¡ala! A currar que ya es hora. Que esos días son para darte fuerzas y seguir luchando. Yo tengo una semana "atareada". Parece de las africanas. un abrazo: Joan Josep

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s