Deseos para un nuevo año

No es obligación escucharla solo el día de Año Nuevo ¿verdad?

 

Aunque ya llevamos bastantes días  de este nuevo año, hoy quería dejaros este escrito de José Arregui que recibí hace unos días y, aunque es un poco largo, expresa muy bien realidades de cada día y me gustan sus deseos, que me atrevo a hacer míos, para este año que casi acabamos de comenzar

A estas alturas del año nos hemos deseado infinidad de veces un feliz año nuevo. Pero, la verdad, le tengo un poco de manía a la fórmula. No acabo de entender muy bien en qué es el 1 de enero más nuevo que el 31 de diciembre y más viejo, a su vez, que este 13 de enero. Pero así le llamamos… y está bien.

Luego, ya sabemos, por una larga experiencia, qué poco nos dura lo nuevo y qué pronto todo se nos hace viejo. ¡Qué pronto nos queda vieja la ropa nueva! ¡Qué pronto se nos hace vieja la casa nueva, y el coche nuevo, y el nuevo ordenador y el nuevo móvil! ¡Qué rápido envejecen la tregua y las esperanzas de paz! Y -sólo el decirlo produce tristeza- ¡qué pronto nos queda viejo el nuevo amigo o la nueva amiga, el nuevo amor, el nuevo esposo, la nueva esposa! ¡Qué pronto envejecen el amor y la alegría de vivir!

En cuanto estrenamos algo, ya lo arrinconamos y buscamos algo nuevo. Una loca necesidad de lo nuevo nos arrastra, y me temo que de tanta novedad y de tanto deseo de lo nuevo lo estemos volviendo todo viejo y estropeándolo todo. La insaciable sed de lo nuevo nos empuja a usar y tirar. ¡Qué pronto va envejeciendo ya el Año Nuevo!

Y con todo, está bien que nos deseemos de corazón un feliz año nuevo. Pero ¿qué nos desearemos? Amigo, amiga, no te deseo nada nuevo y grande: sólo te llevaría a un hambre todavía mayor de otra cosa nueva. No te deseo nada de aquello que piensas que colmaría todos tus sueños. No deseo que te haya tocado o te toque la lotería, al menos una gran lotería.  No te deseo que ganes más de lo que necesitas. No te deseo que seas el primero en la carrera en la que te has metido. No te deseo nada que ningún año nuevo de este mundo de aquí puede dar a nadie.

No te deseo, pues, que estés en plena forma. Y -¡perdón!- tampoco te deseo que tengas una salud plena. No te deseo una vida sin sombras. No te deseo una fe sin dudas. No te deseo que alcances la perfección en nada, ni que tengas una felicidad perfecta. Ni una fe perfecta, ni una esperanza perfecta, ni un amor perfecto. ¡Ojalá todo ello pudiera ser posible para todos, pero no lo es, y no te lo deseo.

¿Qué te deseo? Te deseo que sepas ser lo que eres, sin que te disgustes por lo que no puedes ser. Que sepas disfrutar de lo que tienes, sin ambición de tenerlo todo. Que sepas aceptar lo que venga, sin amargura. Que sepas tener bastante con lo que posees, y te diría más, que sepas tener bastante con poco.

Te deseo que sepas hacer cada día un poco de bien, sólo un poco, sin que te pese no hacer todo el bien. Que sepas ayudar en algo a un pobre, a un solo pobre de tu entorno o del ancho mundo. Que sepas decir una palabra o hacer un gesto que ayude a la paz en tu pueblo. Que pongas tu granito para vivir en paz en tu familia y con tus vecinos. Te deseo que tengas  misericordia de tus heridas y las heridas de los otros. Que seas indulgente con tus defectos y los defectos de los otros.

Te deseo que saludes y des la bienvenida a cada día, con las sombras que traiga. Que sepas acostarte en paz cada noche, con las penas que el día te haya deparado. Te deseo que sepas sostener la fe clara y oscura de cada día y la esperanza débil de cada día y el amor frágil de cada día. Y que sepas guardar la alegría de vivir tan inconstante. Y te deseo que, en medio de todas las angustias, sepas respirar, respirar en Dios, ensanchar tu aliento en el aliento de Dios, y ofrecer a todos los seres en tu aliento la anchura de Dios.

Eso es lo que te deseo, y con eso te lo deseo todo, pero no hace falta nada para tenerlo todo, pues se nos da en todo a cambio de nada. En el año nuevo o viejo, y en cada día nuevo o viejo, Dios viene a ti con su presencia suave a aligerar tus cargas, a ensanchar tu aliento, a darte aliento. Ábrele tu puerta y respira su aliento. Dios te desea, a ti y a todos los seres, la alegría de ser, de vivir. Dios te desea una alegría de vivir que no necesita de muchas cosas, que no requiere de grandes cosas, la felicidad de una bondad sencilla, la sencilla felicidad de Nazaret.

Trata de que no fracase el deseo de Dios. En tu humilde día a día, en tus penas secretas de cada día, trata de procurarte la alegría de vivir que Dios te desea. Trata de ofrecer un poquito de esa alegría de ser profunda y simple que Dios desea a todos los seres.

 José Arregi

Anuncios

4 comentarios el “Deseos para un nuevo año

  1. Quisiera que este 2011 sea mejor que el 2010. Y está en mí ser parte de este cambio que necesito para justificar mi presencia ante el espejo de la vida. Los artículos de lujo me dejan sin cuidado.
    Te dejo un inmenso abrazo.

  2. ¿Sabes lo que me pasa?.. Que en el concierto de año nuevo como ya se espera, no me sorprende y apenas me entusiasma. Sin embargo, si la marcha Radetzky me sorprende en alguna emisora de radio o entre los tracks de un cd olvidado… me encanta y me alegra un montón.

    un Abrazo Soqui, y a por el 2011!!

  3. Buenos deseos. Y lo mejor es ponerse manos a la obra. Los deseos se cumplen si luchamos por ellos. Si no…se quedan en “buenos deseos”, y esos, no sirven para nada.
    Un abrazo: Joan Josep

  4. Sus deseos son toda una oración de sencillez,humildad y enseñanza de lo que no podemos ver muchas veces.
    Sea así para tí y para todos,Soqui,lo deseo de todo corazón
    Besucos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s