Retrocediendo en el tiempo

 

Abrió una caja sin saber lo que habría dentro, y con sorpresa encontró dos cuadernos pequeños, apaisados y con gusanillo, descoloridos…, costaba trabajo leerlos, tenían que durar y no se desperdiciaba ni un cuadrito, se preguntó cómo había podido escribir tanto y tan junto 

 Empezó a leer… empezó a recordar…

al leer algunas cosas, era como si hubiera pasado un siglo… y no pudo por menos que sonreir, realmente aquello ocurrió en otro siglo, sin embargo al leer otras,  parecía que no había pasado el tiempo, era como si se estuviera mirando en un espejo antiguo y la imágen que le devolvía esa mirada fuera de más de cuarenta años atrás
 
Cerró el cuaderno, los sentimientos que le estaba produciendo esa lectura eran muy dispares y necesitaba tiempo para asimilarlos, seguiría leyendo esos cuadernos, estaba seguro de que esa lectura iba a ser beneficiosa para él, pero por esa misma razón debía de tomarse tiempo para hacerlo
 
Esa noche se durmió retrocediendo en el tiempo con esos recuerdos, algunos ya casi olvidados, pero agradeciendo que esa manía tan antigua de dejar por escrito todos sus sentimientos le hiciera darse cuenta de que, desde siempre, su camino había tenido una misma meta, aunque a veces, en los distintos cruces, se hubiera despistado por un tiempo y casi hubiera olvidado el destino final 
 

 

 

Anuncios

6 comentarios el “Retrocediendo en el tiempo

  1. Hay momentos donde es bueno retroceder en el tiempo para darnos cuenta quiénes somos al leer nuestros pensamientos.
    Un abrazo fuerte con sabor a casi a primavera.

  2. El cuaderno más antiguo que guardo empieza con la fecha “jueves 22 de enero” y es de 1990. Estaba en África. Los anteriores, para reducir peso los dejé en barcelona y no los he vuelto a recuperar. Veo que estaba leyendo a Mounier. Quizá recupere alguno de esos escritos para el blog. Es bueno ver las cosas tras la distancia del tiempo. Un abrazo: Joan Josep

  3. Hola, ola de mar..
    otras almas, sin embargo, al encontrar algo del pasado, ven como dejaron atrás sus ideales y sus sueños. Unos pensarán que simplemente a cada época le toca sus ideales, y otros , quizá intenten retomarlos para no se sentirse frustrados.
    Un beso, del Aire
    PD. estoy segura que tú eres como el protagonita de tu entrada, sin duda.

  4. Hola, Soqui, yo misma tuve sentimientos parecidos al encontrar mis viejos diarios. Casi todo lo que he sido 30 años después ya se reflejaba en aquellas páginas. Fué muy emocionante y entrañable.
    Un abrazo aún de pleno invierno (uf, el frío que hace en Catalunya!).

  5. Por fortuna hay muchos que dejamos escritos en cajones empolvados, y es un regalo misterioso y bello .AL volver a leerlos,nos encontramos,nos conocemos,nos desconocemos,nos asomamos a ese mundo que un día fué y hoy, no.Sin embargo,hay un hilo común que no se pierde en ese camino y es nuestra esencia,a pesar de los cruces .
    Besucos y preciosa entrada!!

  6. Buannnnnnnnnnnnnnnnnn dejé mi comen en el anteriorrrrrrrrrrrrr ( me voy a suicidar)
    Pues no voy a devolverte las porras; te aguantas ¡¡¡
    Eso si, te dejo un beso y te caliento el chocolate.
    ( tengo el cristalino hecho un asco)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s