el principio de…

 
  
 
Estaba llegando el final,  la habitación estaba llena,
en ese último paso que tenemos que dar en soledad, no podía decirse que él no estuviera acompañado,
su mujer, sus hij@s, sus niet@s y una parte de amig@s  y vecin@s,
es lo que tienen (tenían?) los pueblos, no quieren que nadie se sienta solo y menos en esos momentos
 
Había estado algo agitado pero poco a poco parecía que se iba tranquilizando
y en un momento determinado abrió los ojos y, muy lentamente, fue recorriendo la habitación, posándose en los más cercanos, en los de casa, ¿no parecía que había estado esperando a que estuvieran tod@s para poderse despedir?
Cuando su mirada se posó en ella, era como si quisiera trasmitirle todo lo que sentía, era una mirada de paz, de amor, de confianza,
“se que la cuidarás, que estarás  siempre a su lado, te va a necesitar, no la dejes
Y también recordó aquella conversación que habían mantenido hacía ya algún tiempo,
“¿por qué te has alejado de la iglesia? ¿es que lo que te hemos enseñado no era importante y no ha servido para nada?
Ella le dio sus respuestas y habían estado hablando durante un buen rato, él  no estaba de acuerdo, no lo entendía,  pero lo respetó ¿Por qué recordaba éso ahora?
 
Sin dejar de mirarla fue cerrando los ojos despacio, muy despacio y ella sintió como  una gran paz que iba llenando la habitación…
ya se había ido, aunque algun@s  parecía que no lo veían  para ella estaba claro,
y en ese momento una pregunta llegó  de repente a su cabeza:
“y ahora ¿dónde estás? “hasta hace un momento estabas aquí  y parecía que me hablabas, pero ¿ahora….?
No es posible que todo termine aquí, si fuera así la vida no tendría ningún sentido, no puede ser que todo termine en el vacio, tiene que haber algo más, tiene que existir Alguien más”
 
Se abrazó a su familia, pero sobre todo a su madre que solo sabía repetir “nos hemos quedado solas”
y en ese momento, en silencio y entre lágrimas, le prometió que nunca estaría sola, ella siempre estaría a su lado
y, también en silencio y también entre lágrimas, mirando a su padre le dijo:
” seguro que te sales con la tuya, ¿será tu marcha el principio de mi vuelta…?”
 
El evangelio de hoy (Jn.11,1-45) le había hecho recordar ese momento,
había sentido muy cerca a Jesús, que lo pasó mal y que también lloró ante la muerte de su amigo Lázaro, que hizo algunas preguntas 
“¿crees esto?”
y que también dejó algunas promesas
“tu hermano volverá a vivir”
pero, por encima de todo, vemos que tenía plena confianza en el Padre

“Yo soy la Resurrección y la vida”

 
 
Anuncios

3 comentarios el “el principio de…

  1. Este Evangelio de hoy vuelve a mostrarnos el rostro humano de Jesús. Un Jesús que llora y sufre. Pero, por encima de todo un Jesús que es Vida, que es Amor. Junto a Él viviremos siempre. Ese es el mensaje. Un abrazo: Joan Josep

  2. Soqui,hs relatado ese momento de tránsito deliciosamente.
    La figura de Lázaro nos recuerda,nos trae a la mnete diversos momentos en la vida de cada persona,aunque el mensaje sea el mismo.
    A mí me recuerda que cada uno en sus instantes de sombra,debe de luchar para salir de ella,pero siempre necesita LA MANO del otro para levantar la losa.
    Debemos de saber pedir ayuda(a mí se me da mal)aprenderlo,ayuda a quien de verdad …nos la da incondicionalmente.
    Besucos mujer guapa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s