Mereció la pena

Amanecer con niebla

 

El jueves Jesús se reunió con quienes habían estado acompañándole durante los tres años de su vida pública, para compartir la que Él ya sabía que iba a ser la última cena en su compañía y fue entonces cuando quiso dar el sentido último a la Eucaristía, poniéndose a los pies de tod@s, ofreciéndose para ser pan para tod@s.

Después de la cena salieron en dirección a Betania y acamparon, como Jesús tenía por costumbre, en el huerto de Getsemaní para pasar la noche, es allí donde Jesús se retiró a orar para pedir la fuerza necesaria que le ayudara a pasar por todo lo que le esperaba; fue una noche muy dura, sus amigos habían ido con Él, querían acompañarle, pero… se durmieron, Jesús estaba solo, pero sabía que si se ponía en manos del Padre, Él nunca le abandonaría

“HÁGASE TU VOLUNTAD Y NO LA MÍA”

Todavía no había amanecido el nuevo día, cuando llegaron a prender a Jesús y es el relato completo de la Pasión lo que conmemoramos el viernes, dándole a la cruz la importancia que tiene; ayer nos decía el celebrante que “la cruz es el grito de Dios”, ese grito de dolor y de denuncia por tod@s las personas que hoy están siendo de nuevo crucificadas por el hambre, las guerras, las injusticias sociales, la enfermedad, la soledad…

“Se puede salvar el hombre sin cruz, pero nunca sin amor” (Fray Marcos)

“Jesús fue violentamente asesinado – crucificado a las afueras la ciudad-
 no porque Dios lo pidiera o necesitara, sino por haber vivido como vivió:
en bondad, en amor, en justicia, en libertad y compasión solidaria,
solidaria sobre todo con los últimos y más necesitados…”
(Benjamín Forcano)
 

“…y al tercer día resucitó”

y es esa Resurrección, que celebraremos en la Vigilia de esta tarde-noche, la que da sentido a todo lo vivido en estos días
 
Hoy es un día de espera y de tratar de interiorizar todo lo conmemorado estos días, merece la pena dar un vistazo a   (Jn 15, 12-17)

 

Y ha sido el poder vivir todas estas celebraciones con mi comunidad,

lo que ha hecho que modificara mis planes y volviera de nuevo a Madrid,

 olvidando que al estar en el norte ya estaba más cerca

y aplazando en un par de semanas la ida al pueblo;

 hay momentos en que no cuesta mucho dejarse convencer para cambiar esos planes iniciales

y esos cambios, siempre, siempre,

merecen la pena

Anuncios

2 comentarios el “Mereció la pena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s