Sensaciones frente al mar

 Cuando estoy delante del mar, 
 (“El mar. La mar. El mar. Solo  la mar” como decía Alberti),
quizás porque es algo que no puedo hacer habitualmente, me quedaría horas sentada y sin apartar la vista de él; recuerdo que mi padre, del que he heredado el amor a la Naturaleza, siempre decía que le gustaba más la montaña, pues encontraba el paisaje más cambiante y pensaba que el mar era siempre “igual” y yo le decía que podía parecerlo pero que desde luego para mí no lo era, si está en calma transmite mucha paz y tranquilidad, pero eso cambia cuando está embravecido que, como poco, me transmite fuerza y grandiosidad y en el norte no puedo dejar de sorprenderme con la intensidad de las mareas, aunque esto último ya  me pasó por primera vez, hace muuuuchos años, en la ría de Puentedeume, en la Coruña, me parecía mentira que por la tarde estuviera llena de agua, cuando por la mañana parecía solo un arenal,
han pasado los años y me sigo sorprendiendo cada vez que veo algo así 
 
 
Ya  hace días  que lo dejé atrás, pero todavía tengo su recuerdo muy presente y es algo que ultimamente me pasa muy a menudo, es como si lo viviera todo más, como si quisiera retener dentro de  mí las sensaciones que me van produciendo todas las cosas que me rodean y lo viviera todo de una manera mucho más profunda… ¿será que cada día me doy más cuenta de que el tiempo pasa demasiado deprisa y no se puede desperdiciar ni un minuto de él?
 
 
Y no digo nada cuando tengo que despedir a algún familiar muy querida para mí, la última vez hace solo unos días; siento cada vez más, como decía el sacerdote en el funeral, que “cada vez tenemos más personas queridas arriba que abajo”, y pienso que ell@s que están ya con Jesús, no dejarán de “echarnos una mano” en esos momentos en que parece que todo se oscurece a nuestro alrededor

Rompe en la roca

La grandiosidad del mar

Espuma blanca

 

Hoy era el santo de mi hermano,
a él también le gustaba mucho la Naturaleza,
aunque como mi padre, prefería la montaña al mar,
pero es uno más de los que ayudarán desde arriba,
y hoy le tengo muy presente
en esas sensaciones, morriñas, recuerdos….
que me acompañan estos días
 
Anuncios

Un comentario el “Sensaciones frente al mar

  1. Hola, ola de mar…
    Nos acompaña siempre, yo suelo decir que en realidad habla el idioma que hablemos en ese momento por dentro. Pero termina por cambiarnos. Si está bravo, como nuestro mar del norte, nos inyecta su fuerza y su bravura, y salimos de su visión con una fuerza nueva. Si está melancolico acompaña nuestra melancolía, pero ésta se torna calma.
    Soqui, siento tu perdida reciente, también de tu hermano al que echas de menos. Te imagino frente al mar, trayéndote recuerdos, y con nuestra morriña ( muy del norte).
    Echo de menos el Cantábrico, pero no sabes cuanto….
    Un beso, del Aire

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s