La huella

 
 
Llevaba mucho camino recorrido,  se sentía algo cansado,
y la piedra que tenía delante le pareció una buena disculpa para sentarse en ella y poder descansar,
y mientras recuperaba sus fuerzas,
empezó a recordar su paso por algunos de los caminos que había recorrido a lo largo del tiempo,
y, casi sin darse cuenta, empezó a soñar con ello…
eran muchos los lugares a los que le habían llevado,
los paisajes tan distintos que había contemplado y con los que había disfrutado tanto,
las personas a las que había conocido,
l@s amig@s que había hecho…
 
 
Todo ello había dejado su huella,
el esfuerzo para superar la dureza de algunos caminos,
con muchas piedras algunos y grandes pendientes otros,
la belleza de los paisajes que siempre le habían maravillado
y en los que cada vez veía más presente la mano del Creador,
con esos amaneceres en los que solo podía dar gracias por ese nuevo día que empezaba a llegar
y esos atardeceres en los que el sol se retiraba y dejaba tras de si la belleza de sus nubes rojas o simplemente la luz que se iba oscureciendo por momentos
 
 
 
Su familia que le había dado las primeras muestras de cariño,
las primeras enseñanzas, los primeros consejos,
y que había sembrado la primera semilla de todo lo que era hoy,
l@s amig@s que habían sido much@s a lo largo de los años,
aquell@s que se habían ido quedando por el camino,
y l@s que a pesar de los años, de las equivocaciones y los errores cometidos, seguían estando ahí,
con quienes había vivido momentos maravillosos,
pero que siempre habían estado a su lado también en los más duros
y de los que podía seguir presumiendo
 

Todo ello, tod@s ell@s, habían ido dejando una huella en su vida,

algo que le había ayudado a seguir caminando sin perder de vista la meta final.

 
 
 
No siempre había sido consciente de ello,
lo normal es que ni siquiera se diera cuenta en el momento pero,
en ese rato de descanso,  
pensó que le gustaría haber sido capaz de dejar también él su pequeña huella en los caminos que había ido recorriendo
como una señal de que había pasado por ellos,
en las personas con las que se había ido encontrando,
en esa sonrisa a quienes con su música le habían alegrado sus interminables recorridos por los pasillos del metro,
en las gracias que le había dado al camarero que le sirvió el café,
en su familia,
en sus amig@s
 

En ese rato de descanso,

sentado en aquella piedra que se encontró,

simplemente se preguntó si lo habría conseguido

 

Anuncios

3 comentarios el “La huella

  1. Hola, ola de mar…
    Supongo que todos no los preguntamos. A veces atisbamos la respuesta en la ilusión que vemos en los demás al vernos, en su espera por nosotros. Otras veces no lo sabemos y nos paramos…queremos ser algo para alguien y no pasar de largo por la vida de los demás. Nos asusta no ser nada y que nuestra vida resulte menos útil..
    Un beso, del Aire

  2. Es muy lindo lo que has escrito,amiguca.
    Así es el camino de la vida,todos y cada uno de los pasos que hemos estado dando solos y con los demás .Todos los aprendizajes y errores,todas las personas que nos han acompañado y ,sobre todo… la huella ,esa huella que es la que al final del camino deseamos dejar para que otros puedan pasar por ella como campo de algodón.
    Y créeme que.. hay huellas que a veces creemos no están,pero brillan más que estrellas.
    Besucos corazón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s