Cosas olvidadas

 

¿verdad que merece la pena...

 
Estaba sentado contemplado el atardecer, viendo cómo el sol se iba escondiendo poco a poco y la luz empezaba a ser cada vez más ténue, hasta que solo quedó un pequeño resplandor en el horizonte
 

...sentarse a contemplarlo?

 
Pensaba en que dentro de unos días dejaría de ver ese cuadro que ni siquiera el mejor pintor podría igualar y entonces se dio cuenta de que, para él, el verano no había sido solamente raro por el tiempo tan poco “veraniego” que había hecho, sino porque “esa buena temporada” que llevaba y con la que había estado tan contento, parecía que también se había enrarecido, igual que el tiempo, el frenazo había sido de lo más brusco y aquel avance de hacía meses cuando pensaba que aquello ya no tendría marcha atrás,había vuelto a convertirse en un auténtico parón y fue entonces cuando empezó a hacerse otra vez aquellas preguntas:
 
 

¿Qué había vuelto a pasar con la oración?

¿Por qué había vuelto a olvidarse de ella ultimamente?

¿Es que el verano incluía un parón semejante?

 
No conseguía integrarla de una forma permanente en su vida, pero sí se daba cuenta de que cuando la olvidaba durante tanto tiempo, algo hacía que se sintiera inquieto y que tuviera que volver a ella, como si fuera una columna que sujetara todo el armazón de la casa, el soporte fundamental de su día a día, el bastón en el que se apoyaba para poder seguir caminando… 

 

…y pensando en todo esto, se fue al rincón de las cosas olvidadas,

limpió el polvo acumulado,

recuperó el bastón y la mochila,

abrió la puerta…

 

 

y se dispuso a volver a ese camino que tanto necesitaba volver a retomar

¿hasta cuándo sería capaz de hacerlo esta vez?

 

 

 

 

 

Anuncios

3 comentarios el “Cosas olvidadas

  1. Cuando existe una lucecita encendida,nunca se deja de caminar.Lo que hacemos es “descansar”,dormir un poquito para olvidar presentes y pasados,anestesiarnos por miedos,pero esa lucecita permanece.Hasta cuándo? Hasta siempre,aunque de nuevo volvamos a necesitar descanso.Somos personas,amiguca.
    Besucos

  2. Soqui, creo que algunas personas como tu llevan la oración siempre en sus labios o en su corazón, aún sin darse cuenta de ello. Tus pensamientos cuando hiciste esas maravillosas fotografías de la puesta de sol, sin duda llegaban directamente y sin intermediarios allá donde van a parar las pregarias.
    Feliz septiembre y un fuerte abrazo!

  3. La oración no son palabras, ni técnicas, ni métodos…La oración es una forma de vivir, una manera de mirarlo todo. Sólo así se puede cumplir el “orad sin cesar…” Es la actitud de querer vivir siempre en su Presencia. Lo cual no quiere decir que siempre lo logremos. Un abrazo: Joan Josep

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s