Habían vuelto

 

Los colores del otoño...

 
Parecía que habían desaparecido las ganas por todo,

el cansancio empezaba a ser su compañero habitual,

pero no hablaba del cansancio físico, que también,

sino que empezaba a sentir como si volvieran épocas pasadas,

épocas que creía ya olvidadas,

en las que la apatía por cuanto le rodeaba estaba siempre a su lado,

en las que ni la lectura, la oración, los paseos, la música…

conseguían hacerle salir adelante

 

...siguen estando presentes

 

Sin embargo las personas, de una u otra manera, le hacían reaccionar,

(¿estaba seguro de que era así?)

y su desgana se quedaba aparcada cuando alguien pronunciaba su nombre,

daba gracias por ello,

quizás eso fuera lo que impedía que la caída fuera más grande

 

 

Anuncios

5 comentarios el “Habían vuelto

  1. Hola, ola de mar…
    Si Soqui, yo también me he ido dando cuenta con el paso del tiempo, que si no fueran por las manos amigas que como dices, aunque sea te nombran, probablemente nuestras caídas fueran más frecuentes y más largas y más duras. Y nos haríamos demasiado fuertes y demasiado insensibles también. Al tener ese conocimiento, cuando nos vemos así , al borde de todo, tenemos a veces que a prender a llamar a esa mano amiga a nuestro modo, al suyo, a gritos o a lágrimas, pero llamarles, porque cuando estamos abajo nos cuesta más, no queremos compartir tristezas.
    Por esas manos amigas
    Un beso, del Aire

  2. Soqui,,Soqui,amiguca:
    Por eso no me gusta el “Otoño”.Es una estación muy particular y los momentos de caida,como las hojas ,son pesadas,lentas y tristes.
    Sin embargo,siempre hay una mano que está esperándonos para que levantemos el vuelo.
    Toma un poquito la mia,Soqui,corazón.
    Has oido hablar de la noche oscura del alma?( sé que si)EL insomnio es brutal,a veces.
    Pero renaceremos,sí!!
    Besucos

  3. Soqui, cómo me identifico con esto que has escrito. Hace demasiado tiempo que me encuentro en ese estado de total apatía y aislamiento. Y ya casi, ni siquiera las manos amigas (las poquísimas que se extienden ofreciendo ayuda) me sostienen.
    Me gustó leerte. Te dejo un besote

  4. Soqui……………. es el otoño, los años, el puñetero corazón que está cansadito y roto de tanto trabajar. ¿ he dicho trabajar ? me parece que no es de eso; trabajar es sano, me da en la nariz que se trata de fracturas.
    Un beso grande y gordo con abrazo incluido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s