El estanque

 

El agua nos devuelve las imágenes

 

MIRARSE EN EL ESTANQUE

Cuenta una leyenda  que nada más formar los dioses a los hombres, éstos fueron preguntando por ellos mismos: decidnos, ¿quiénes somos?

Y los dioses les mandaron mirarse en un estanque; ellos estaban asombrados: veían su cara, se reconocían. Ellos iban muchas veces a mirarse; pero pasado el tiempo ellos veían que les salían arrugas, el pelo se les caía…

Volvieron a los dioses: Decidnos ¿quiénes somos? ¿nos habéis hecho así? Vamos envejeciendo, el pelo se nos cae. Y contestaron los dioses: ¡No  hombre no!; no basta con miraros en el estanque; id más allá, entrad en vuestros pensamientos, en vuestras emociones.

Y dice la leyenda que empezaron a hacer este trabajo; pero todavía era más costoso y más duro ¡Los pensamientos eran tan dispares…! Un día sentían una cosa, otro día otra y aquello les dejó con mayor sobresalto.

Volvieron a los dioses: ¡estamos desconcertados!, hemos hecho nuestro trabajo pero no pensamos siempre igual, no sentimos  nunca lo mismo. Los dioses les dijeron: ¡no, no! Todavía no habéis hecho bien el trabajo, tenéis que ir más allá, hay que ir más allá de las emociones, de los pensamientos, de los sentimientos más hondos. Todos fueron a hacer este trabajo de maravilloso silencio y accedieron a toda la luz y a toda la paz

La serenidad y la calma florecieron en sus corazones

 

“¿Quién es el hombre?” El que llega dentro podrá decírnoslo, el que llega a lo profundo de sí mismo; llegando encontrará la eterna estabilidad, el eterno sosiego.

Nuestro silencio que es un buen despojo, puede ser el camino para acceder a la verdad que somos.

 Es dentro donde Dios nos la va a mostrar.

 Cada uno es responsable de sí mismo.

Escuela de silencio

 

    

 

 

Anuncios

4 comentarios el “El estanque

  1. Es difícil llegar a conocernos, y aún más que nos conozcan los demás; a veces incluso las personas allegadas nos sorprenden por lo poco que saben de nosotros… Para el autoconocimento la edad juega a nuestro favor; nos hace más sabios. Y el silencio interior, realmente imprescindible.
    Un abrazo y buen inicio de Diciembre, Soqui.

  2. Tu entrada es muy buena.Me recuerda al místico del que hablaba otro amiguco.
    Es ese inetrior que va más allá de los pensamientos,sentimientos…es algo casi mlagroso,dificil,no accesible para todos porque llegar a esa plenitud es casi estar en el paraiso.Pero….todos somos llamados a ser santos.Lo conseguiremos?
    Aún estamos en el camino.
    Besucos ,pensadora!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s