La casa

La casa entre las rosas – Claude Monet

 

La niebla lo cubría todo desde hacía días, aunque en algún momento el sol parecía que quería asomar, cuando estaba más cerca el invierno que el verano su fuerza ya no era la misma y no podía con las nubes, que esas sí que estaban en su mejor momento

La casa estaba en medio del campo, rodeada de árboles y zonas verdes, no era grande pero sí acogedora, casi era lo principal en lo que habían pensado las personas que allí vivían

Bueno, eso no era del todo cierto, pues en lo primero que habían pensado era en buscar un terreno firme y seguro para poder edificarla y que no se viniera abajo con la primera tormenta o cuando el rio se saliera de su cauce por una crecida

Hacía tiempo que la casa estaba construida y que vivían felices en ella, es cierto que habían pasado por momentos difíciles, en los que parecía que, a pesar de la seguridad que tenían en su construcción, algo se iba a venir abajo, pero los cimientos eran firmes y terminaba por salir airosa de esos malos momentos

Pero también les preocupaba que al estar tan pendientes de esa seguridad, se olvidaran de tener las puertas abiertas o por lo menos de estar atentos para responder a quién pudiera llamar a la puerta pidiendo cobijo,  algo para comer o simplemente unos minutos de compañía, por miedo a que el agua, el viento o el frío pudiera colarse dentro

Las noches de invierno eran largas, hacía frío, a veces la niebla lo cubría todo y era necesario iluminar bien la fachada para que resultara visible a cualquier persona que pasara por el camino y sintiera la necesidad de refugiarse en ella, la compañía era el mejor remedio contra la soledad, el miedo, la tristeza…

La casa construida en medio del campo, rodeada de árboles y zonas verdes, que resultaba acogedora para las personas que allí vivían, tenía que tener las puertas siempre abiertas a la primera llamada y las luces encendidas para que se pudiera ver a distancia y resultara también acogedora para todas las personas que, recorriendo el camino de la vida, pasaran por delante de ella y sintieran el deseo o la necesidad de hacer un pequeño alto en su caminar y tomarse un merecido descanso

 

     

 

 

Anuncios

Un comentario el “La casa

  1. Esta casa “acogedora”tiene un trasfondo más allá de lo que aparenta.Casa con las puertas abiertas ,como la de Emaús.
    Así se siente uno cuando abre su corazón y a pesar de la niebla,la humedad del rio ,el viento..siempre sale uno engrandecido .
    NO sé si he captado la idea,pero al menos es lo que me ha producido su lectura.
    Besucos de puertas abiertas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s