Camino de Emaús

 

Hola, Señor. Sí, puedes unirte a nuestro paso, vamos camino de Emaús. ¿Que por qué este desánimo y esta tristeza en nuestro caminar de esta mañana?

¿Eres tú el único que no ha leído hoy las noticias? ¿No sabes del nuevo decreto del Gobierno? Ya no van a tener Sanidad los inmigrantes en situación irregular, solo las mujeres en gestación y los niños. Los otros 150.000, no. Qué van a hacer si ya no alcanzaban a pagar los 250€ por la habitación donde viven. No encuentran trabajo, si acaso alguna hora aislada; pequeñas chapuzas, y los que tenían prestación ya la han acabado. ¿Cómo harán si se enferman?

¿Qué van a hacer, Jesús, qué camino les queda? ¿O es que quieren expulsarlos y aprovechan la excusa del ahorro social?  ¿No se dan cuenta de que si se ponen enfermos no va a poder pagar a los médicos? Vendrán los contagios y aumentará el rechazo social.

Llevamos tiempo oyendo malas noticias. Todo me abrumaba, pero la noticia de hoy me desborda, Jesús. Es tan injusto que no hago más que pensar que hay que hacer algo. Y no hallo el qué hacer. Quizás sea el momento de que tu Iglesia lo entienda y ahora que están reunidos todos los obispos se propongan seguirte, donar sus bienes, dejar los palacios episcopales, hacer huelga de hambre invitando a sumarse a todos, o hacer con los irregulares como hizo el samaritano bueno.

Pero, tengo miedo, Señor, anoche en la tele Rouco habló de que la salida a la crisis será por la caridad, no habló de justicia. Caridad no suena a darlo todo, sino a dar lo que sobra. Su gesto era duro, leía deprisa, como si no sintiera nada. Después dijo que no es el papel de la Iglesia entrar en el análisis ni en las soluciones propiamente económicas y políticas. ¿Qué dice con eso? No hablamos de análisis, sino de hacer lo que toca. Decir muy claro que esto es injusto, que no son soluciones cargar aún más las espaldas de los que ya van encorvados. Que otros tienen la culpa, que graben la crisis a otros grandes sueldos, que devuelvan los que han robado. Que no miren para otro lado, y sigan guardándose muchas soluciones.

Tú sabes que pueden, que tienen fuerza, mira la que organizaron para recibir al Papa. Esto es más importante porque hablamos de miles. ¡Si todos quisiéramos! ¡Si nuestras misas de este domingo habláramos de esto, de cómo resolverlo, de qué medidas tomar, de cómo implicarnos…!

Ya se ha hecho tarde, Señor y aún no acabamos. Pasa a nuestra casa, entre todos prepararemos la cena; unas tortillas y un poco de pan. Toma tú la palabra, y yo te entrego las mías. Cuéntanos cómo lo hacías tú, cómo salías al paso para sanar el dolor y tomar parte con quien menos tenía. Queremos oírte, escuchar tu palabra, para iluminar nuestras vidas, para saber cómo hacer y renovar la esperanza. Quédate esta noche en casa, Señor.

Matilde Gastalver

 

Este texto explica muy bien lo que yo siento, quizás yo no hubiera sabido hacerlo tan bien, por eso he querido compartirlo hoy con vosotr@s, creo que no me equivoco si digo que somos much@s quienes pensamos así

 

     

 

 

Anuncios

2 comentarios el “Camino de Emaús

  1. Cuántas veces ante un hecho como este me pregunto cómo haría Él .Y pienso e intento acercarme a su voluntad,mas…no sé si soy capaz de vislumbrar esa LUZ tan grande para actuar.La casita de Emaús estaba abierta para todos.
    Besucos amiguca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s